Tarjetas de Crédito: Muy pronto las mejores tasas en el Perú

prestamo personal efectivo tasas interes Lima Perú Peru dólares

Muy pronto podrá solicitar las Tarjetas de Crédito con las mejores condiciones del mercado

¿Cansado de los altos intereses en sus tarjetas de crédito?

¿Por qué no trasladar los saldos de sus tarjetas actuales a otra tarjeta con mejores tasas?

O si no tiene aún una tarjeta de crédito, aquí podrá solicitar la suya.

Muy pronto podrá solicitar a través de Créditos Perú su tarjeta de crédito y tarjeta de crédito Oro / Gold

Sabía que...

La primera tarjeta de crédito fue inventada y emitida por Diners Club en 1950, American Express y VISA le siguieron en 1958 con las primeras tarjetas de crédito bancarias. Su uso pasó de estar limitado a vendedores viajeros a ser el producto bancario de mayor uso y crecimiento en la historia de los bancos desde que se inventó la cuenta de ahorros. Tanto American Express como VISA y Mastercard, se convirtieron en marcas de reconocimiento inmediato en casi todo el mundo.

Créditos Perú se complace en anunciar en que muy pronto estará ofreciendo las tarjetas de crédito con las condiciones más competitivas del mercado, tanto en sus versiones de Tarjeta de Crédito Preferente como Tarjeta de Crédito Oro / Gold.

¿Qué son las tarjetas de crédito?

Las tarjetas de crédito constituyen un medio eficaz de pago y de obtención de crédito en demanda inmediata. Se han popularizado su uso para el retiro de dinero en cajeros automáticos y para realizar consumos en comercios diversos. Son una herramienta de gran ayuda para el consumo para el usuario pero también para los comerciantes pues pueden contar con un medio de cobro seguro de lo vendido, con independencia de que el tarjeta-habiente (denominación que se utiliza para identificar al usuario de una tarjeta de crédito) pague al contado o al crédito.

Nos remontamos a mediados del siglo XX para encontrar los orígenes de la tarjeta de crédito. Las compañías de dedicadas a la hostelería en Estados Unidos fueron las precursoras en la emisión de tarjetas de crédito para dar facilidad a sus clientes para pagar de forma aplazada.

En las décadas siguientes, las grandes firmas emisoras de tarjetas de crédito se extendieron en otros continentes, con el tiempo, las entidades financieras se fueron convirtiendo en los principales emisores de tarjetas. Aparecen entonces las tarjetas bancarias.

Principalmente hay dos categorías de tarjetas bancarias: las de crédito y las de débito. Las tarjetas de débito permiten pagar en terminales de punto de venta con cargo a la cuenta bancaria del titular, en otras palabras, al consumo es cargado directamente del saldo que posee el titular de la tarjeta en su propia cuenta bancaria. Si no hay saldo o es insuficiente, no hay transacción. Por otro lado, la tarjeta de crédito sirven como instrumentos para la obtención de crédito en demanda, es decir, la transacción no se carga inmediatamente en la cuenta bancaria del poseedor de la misma sino se exige el pago de manera diferida. Las tarjetas de débito y crédito poseen la misma estructura: se trata siempre de tres componentes, el emisor, el comerciante y el usuario de la tarjeta.

La tarjeta física de plástico es simplemente un medio material y certificativo que se utiliza para prestar el servicio financiero. Pueden, y de hecho hay, otros medios físicos para realizar exactamente lo mismo, el teléfono celular o la tarjeta de crédito virtual, usada a través de la computadora.

Hay precauciones que el titular de la tarjeta debe tener y es notificar al emisor de la tarjeta toda vez que la tarjeta haya sido extraviada o substraída. Una vez realizada la comunicación, el titular de la misma queda exento de la responsabilidad de su uso indebido. El titular debe también notificar a la entidad financiera sobre cargos fraudulentos o erróneos.

Sin embargo, la utilización de las tarjetas tiene un inconveniente: Alguien tiene que pagar por el costo que supone mantener un complejo sistema de servicio monetario "virtual". El que asume la mayor parte de este costo es el comerciante pues tiene que dedicar un porcentaje de la venta al pago de comisión al emisor/marca de la tarjeta. Ese porcentaje varía de un comerciante a otro dependiendo de su volumen de negocios y por tanto de su poder de negociación. Es por esta razón que existen comercios que se niegan a aceptar tarjetas de crédito o se niegan a aceptar algunas marcas específicas.

Si bien existen muchas ventajas para los partícipes en el mercado de tarjetas de crédito, siempre existen cuestionamientos en cuanto a la supuesta libre competencia que pueda existir en este mercado. De hecho existen tasas fijas o porcentajes fijos que se utilizan en el mercado, tanto con los comerciantes como entre los bancos, ésta última se llama "tasa de intercambio". Cuando hablamos de tasas fijas, estamos ante un escenario de precios anti-competitivos y por tanto cuestionables tanto desde un punto de vista jurídico peruano como desde la perspectiva de las leyes que rigen la libre competencia en diversas partes del mundo.

© CreditosPeru.com.pe